Desarrollan vacunas libres de agujas

Junio 13, 2013

por: Carla L. G. Hurtado

En un futuro no muy lejano, ir a vacunarse ya no tendrá por qué ser doloroso gracias a que se podrán recibir por medio de un parche y sin jeringas.

Se está desarrollando un parche para la piel que podría cambiar la forma de vacunar a las personas, es un método barato, eficaz y seguro. Este nuevo proyecto se ha presentado en la conferencia TEDGlobal en Edimburgo bajo el nombre de Nanopatch.


El uso de un parche en lugar de una aguja podría transformar la prevención de enfermedades en todo el mundo, dijo su inventor, el Prof. Marcos Kendall, quien aclaró que el nuevo método puede ser útile en aplicar vacunas para enfermedades como la malaria. Otros expertos médicos acogieron con satisfacción la noticia, pero advirtieron que podría no ser adecuado para algunos pacientes.

 

"La patente es casi idéntica a la de las agujas que usamos actualmente. Es una tecnología que tiene 160 años", dijo. Este proyecto jugaría un papel clave para garantizar mayor esperanza de vida en todo el mundo, pero aclaró que la tecnología podría ser vencida por una actualización.

 

El Nanopatch supera algunas de las desventajas más evidentes de vacunas mediante jeringas, como fobia a las agujas y la posibilidad de contraer otra enfermedad causada por agujas infectadas. Pero hay otras razones por las que el método podría ser  revolucionario, dijo el profesor, quien explicó cómo funciona: miles de pequeños circuitos en el parche liberan los químicos de la vacuna, para que se apliquen de forma seca en la piel.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

"Los circuitos del Nanopatch actúan con el sistema inmunológico de la piel. Nos enfocamos en estas células que se encuentran sólo a un pelo de la superficie de la piel", dijo Kendall. "Parece que nos hemos olvidado del punto inmunológico que puede estar en la piel, en lugar del músculo, que es donde van las agujas tradicionales." En las pruebas de su laboratorio en la Universidad de Queensland, Brisbane, se utilizó el Nanopatch para administrar la vacuna contra la gripe.

 

Otra deficiencia importante de las vacunas tradicionales es que, debido a que son líquidos, deben mantenerse en refrigeración. "La mitad de las vacunas en África no están funcionando correctamente porque la refrigeración ha fallado en algún punto", dijo el profesor, quien remarcó que la vacuna del Nanopatch podría mantenerse a 23 ºC durante un máximo de un año. El revestimiento de la vacuna es estable a temperatura ambiente lo que significa que no tiene que ser refrigerado.

 

"También puede haber problemas de compatibilidad del parche en algunas personas. Sin embargo, si estos problemas se pueden superar, el enfoque sí plantea la posibilidad de prescindir de la aplicación intramuscular." El Nanopatch pronto comenzará las pruebas de campo en Papua, Nueva Guinea, donde las vacunas escasean y donde se registra la mayor incidencia del virus del papiloma humano, que puede causar cáncer cervicouterino.

 

El profesor Kendall dijo que si bien le resulta difícil imaginar un mundo sin agujas y jeringas tradicionales, tiene la esperanza de que el nuevo método puede ser ampliamente adoptado.

Nos interesa tu opinión:

Comenta: