Hackers norcoreanos, detrás del ataque a Sony Pictures

Diciembre 02, 2014

por: Allan Vélez

La vulneración a los sistemas de Sony Pictures derivaron en la filtración de películas no estrenadas.

 

Sony sigue sin recuperarse del ataque informático que le tomó por sorpresa la mañana del pasado 25 de noviembre, cuando empleados de las oficinas de Nueva York alertaron que su red había sido víctima de un ataque informático. La intrusión, de magnitud suficiente para tener a los empleados sin siquiera correo electrónico, derivó en la difusión de películas no estrenadas como Annie, Still Allice, Mr. Turner y To Write Love on Her Arms, calendarizada para el próximo 15 de marzo de 2015.

 

Nota relacionada: Grupo de hackers ataca Sony Pictures.

 

Al complicado panorama se suma un indicio de origen. Según un reporte de The Wall Street Journal, el ataque se habría originado en Corea del Norte, presumiblemente como una reacción de fanatismo por la cinta The Interview, producción de Sony Pictures a estrenarse el próximo 25 de diciembre, y que satiriza con la dictadura de Kim Jong-un. Según la fuente, el código con el que Sony Pictures fue atacado es prácticamente el mismo con el que bancos surcoreanos fueron vulnerados en marzo de 2013, y que según los peritajes se envió desde Corea del Norte.

 

La razón del ataque podría antojarse exagerada, pero mensajes recuperados de cuentas de correo vulneradas parecen sostener la hipótesis. “The Interview es lo suficientemente peligrosa para causar un ciberataque masivo. Sony Pictures produjo la película en detrimento de la paz y seguridad regional, violando derechos humanos por dinero”.

 

Existen razones de sobra para que el ciberataque a Sony Pictures no sea tomado a la ligera. Primero, no es la primera vez que alguna división de Sony es vulnerada por hackers –en 2011 su plataforma de juegos PlayStation Network fue atacada, comprometiendo datos de 77 millones de cuentas–. Segundo, sería el primer ataque premeditado en contra de una productora cinematográfica, derivando en la filtración de varias películas que habrían de arrojar dividendos a la compañía. Y tercero, Sony no se encuentra en el mejor estado financiero; recientemente la compañía estimó pérdidas por $2 mil millones de dólares, por lo que reorientó sus esfuerzos a sus marcas de entretenimiento, particularmente PlayStation y Sony Pictures.

Nos interesa tu opinión:

Comenta: