Homo Deus, la tecnología creará dioses híbridos

Septiembre 27, 2016

por: Alejandro Martínez Gallardo

El autor Yuval Noah Harari advierte sobre un nuevo paradigma en el que el hombre será un sistema de procesamiento de datos.

En su nuevo libro Yuval Noah Harari sostiene que la tecnología está al borde de propulsar al ser humano a una nueva etapa de evolución. Harari habla del Homo Deus, el título del libro y la continuación de su éxito de ventas Sapiens: A Brief History of Humankind. En este nuevo texto se ensalzan las virtudes de la tecnología para acabar con las enfermedades, la pobreza y demás problemas, y sin embargo, se advierte que podríamos estar entrando a un horizonte de eventos insondable, justamente porque la evolución exponencial de la tecnología, al borde de la inteligencia artificial, hace que el futuro sea impredecible. Dentro de esta franja, sin embargo, Harari sugiere que la emergencia de redes algorítmicas inteligentes, desde metadatos, redes neuronales y hasta inteligencia artificial, está desplazando el poder del individuo a estas redes y, en este giro, el individuo será reducido a un engrane más en esta poderosa maquinaria deshumanizada. Algunos de los visos de esta tendencia se encuentran en que Google, por ejemplo, logra en algunos casos ya anticipar lo que una persona quiere antes incluso que ésta lo sepa, lo cual abre la posibilidad de que usando metadatos y  contenidos personalizados se pueda influir en las conductas de los individuos con una forma de propaganda mucho más sutil y efectiva.

 

Harari señala que el nuevo paradigma concebirá al ser humano como un sistema de procesamiento de datos, un algoritmo más dentro de una red de algoritmos y al estado moderno como una enorme máquina de procesamiento de unidades de información. La resistencia y la capacidad de hacer una diferencia de las unidades individuales de información (es decir, las personas) se irá reduciendo cada vez más ante el poder de los grandes sistemas de información —corporaciones, gobiernos, religiones. "El individuo no será aplastado por el Big Brother, se desintegrará desde dentro”, dice Harari.

 

Esta desintegración del individuo, sin embargo, no ocurrirá de manera equitativa, habrán algunos pioneros que podrán integrarse a las máquinas inteligentes y se podrán convertir en los nuevos "dioses", beneficiándose de una especie de inmortalidad basada en el hardware. Estos hombres-dioses-robots tratarán a los hombres como nosotros tratamos a los animales sugiere Harari, con mordaz ironía. Los homo deus disfrutarán de sabiduría infinita aunque tendrán que vivir descarnadamente, mientras que los demás serán solo herramientas, bases de datos de carne y hueso para poder alimentar su cuasi infinita capacidad de computar.

Nos interesa tu opinión:

  • ¿Cómo imaginas la relación entre los hombres de carne y hueso y los homo deus?

Comenta: