parentesis.com/

'El libro troll', del juego al acoso


Dos especialistas en desarrollo infantil hablan sobre la obra de elrubiusOMG, uno de los youtubers más influyentes.

por: Allan Vélez

Rubén Doblas Gundersen, conocido en YouTube como elrubiusOMG, es seguido por más de 18 millones de personas. Sus videos, típicamente videoblogs en los que comenta y satiriza algún videojuego, son vistos, en promedio, por 5 millones de usuarios. Es el décimo vlogger con mayor audiencia en YouTube –le sigue la misma cantidad de gente que a la cantante Katy Perry– y el segundo de habla hispana, solo por detrás del chileno Germán Garmendia (HolaSoyGerman). Y hace dos años, elrubiusOMG saltó de los videos a los libros.

 

Su obra se llama El libro troll (Editorial Planeta, 2014) y, según su prólogo, “más que un libro, es un juego que se me ha ocurrido inspirándome en todo lo que he aprendido estos últimos años en Internet”. Los juegos –retos– a los que se refiere elrubiusOMG son de índole diversa; algunos son bastante inocuos –“Da vueltas en círculo, y, cuando ya estés mareado, intenta dibujar un pokemon en la siguiente página”–, en tanto que otros contemplan actos de exhibicionismo sexual en lugares públicos –“En el metro (o cualquier sitio donde haya un tubo parecido al de un table) tararea una canción sexy acompañada también de un baile 'striptease'”–.

 

El libro troll no incluye ningún tipo de advertencia sobre su contenido, lo que supone un riesgo para su audiencia, especialmente si se trata de menores de edad. ¿Cuáles podrían ser los problemas potenciales de su lectura por niños sin la guía de un adulto responsable? “En una situación extrema, estos ejercicios podrían poner a un menor de edad en riesgo de acoso o de abuso, pues algunos retos invitan a exhibir su privacidad”, considera la psicóloga y especialista en desarrollo infantil Catalina Isarrarás. Algunos otros retos en el libro, en particular aquellos que invitan a trolear a otras personas, “podrían reforzar patrones que no son los más adecuados para relacionarse con otros”, explica el también psicólogo y especialista en desarrollo infantil Antonio Castro.

 

Nota relacionada: El perfil y cómo deshacerte de un trol

 

“Dedicarse a estas actividades o caer ciegamente en ellas podría interferir con darse cuenta que quizá la sociedad no funciona como el Internet o los medios proponen; la parte real de las interacciones humanas es muy distante de la interacción a través de mensajes de WhatsApp o un video en YouTube”, agrega Castro.

 

En relación a los retos sugeridos en El libro troll, sugiere adoptar una postura crítica sobre qué hacer y qué no.

 

“Lo mejor sería que (los pequeños) estuvieran acompañados por sus padres o por un adulto responsable, así podrían generarse una idea de a qué se están exponiendo y si los retos van de acuerdo con su personalidad y dignidad”, enfatiza.

 

Isarrarás considera que varias de las actividades de El libro troll, particularmente aquellas que involucran actos de troleo, pueden reforzar la personalidad narcisista de un púber o adolescente. “A ellos les suele costar trabajo empatizar con sus padres o profesores, suelen mostrar una actitud narcisista del tipo ‘no, no quiero hacerlo, no me molesten’, y algunos retos del libro resaltan eso: no importa que alguien te quiera ayudar, lo importante es que tú te diviertas, que cumplas el reto, lo grabes y te den like”.

 

Padres, con la responsabilidad en sus manos

Si bien es cierto que consumir esta clase de contenidos sin la supervisión de un adulto o sin una postura crítica podría suponer riesgos, los especialistas aconsejan no censurarlos, sino por el contrario, tratar de usarlos en favor de la formación de un menor. “Por ejemplo, a nivel escolar pienso en un ejercicio de reflexión donde se profundice sobre las ventajas y desventajas de cada reto”, refiere Isarrarás.

 

Por su parte, Castro considera que el análisis crítico de algunos de los retos de El libro troll podría contribuir a desarrollar la personalidad de un niño en formación. “Analizarlos podría ser útil para que el niño descubra hasta dónde puede, qué le gusta, qué no le gusta y con qué se siente cómodo, así como observar qué puede hacer sentir incómodo al otro y por qué”.

 

Pese a estas consideraciones, los psicólogos coinciden en la importancia del involucramiento de los padres en conocer qué están consumiendo sus hijos. “Lo importante es no quitarle al niño la libertad de verlos (a los vlogger), sino abordarlos de una manera en la que puedan tomar una decisión adecuada para el bienestar de sí mismos”, precisa Castro.

 

“También sería importante que (El libro troll) incluyera alguna nota de advertencia. De todas formas, entra en la responsabilidad de los padres saber qué están leyendo sus hijos”, dice Isarrarás. “Me ha tocado trabajar justamente con niños de cinco y seis años que son fans de Halo, por ejemplo, y hablas con sus padres y no saben que ese juego es para mayores de 17 años”.

 

Nota: los especialistas que asesoraron para la realización de este artículo, se pueden consultar en Piscoterapeutas Infantiles CDMX.

Comenta: